Metafísica ejemplos

Metafísica: Historia y Objeto de esta Ciencia

No es fácil decir qué es la metafísica, los filósofos antiguos y medievales podrían haber dicho que la metafísica debía definirse, como la química o la astrología, por su objeto: la metafísica era la «ciencia» que estudiaba el «ser como tal» o «las causas primeras de las cosas» o «las cosas que no cambian».

Ya no es posible definir la metafísica de ese modo, por dos razones. En primer lugar, un filósofo que negara la existencia de lo que antes se consideraba que constituía el objeto de la metafísica -las causas primeras o las cosas inmutables- se consideraría ahora que estaba haciendo una afirmación metafísica.

En segundo lugar, hay muchos problemas filosóficos que ahora se consideran problemas metafísicos (o, al menos, parcialmente metafísicos) que no están en absoluto relacionados con las causas primeras o las cosas inmutables: el problema del libre albedrío, por ejemplo, o el problema de lo mental y lo físico.

En las tres primeras secciones de esta entrada se examina una amplia selección de problemas considerados metafísicos y se analiza cómo se ha ampliado el ámbito de la metafísica a lo largo del tiempo.

Veremos que los problemas centrales de la metafísica estaban significativamente más unificados en las épocas antigua y medieval. Lo que plantea una pregunta: ¿hay algún rasgo común que una los problemas de la metafísica contemporánea?

En las dos últimas secciones se discuten algunas teorías recientes sobre la naturaleza y la metodología de la metafísica. También consideraremos los argumentos que sostienen que la metafísica, sea cual sea su definición, es una empresa imposible.

Metafísica espiritual

La palabra «metafísica» y el concepto de metafísica

 

La palabra «metafísica» es notoriamente difícil de definir. Acuñaciones del siglo XX como «metalenguaje» y «metafilosofía» fomentan la impresión de que la metafísica es un estudio que de alguna manera «va más allá» de la física, un estudio dedicado a asuntos que trascienden las preocupaciones mundanas de Newton y Einstein y Heisenberg.

Esta impresión es errónea. La palabra «metafísica» deriva de un título colectivo de los catorce libros de Aristóteles que actualmente consideramos que componen la Metafísica de Aristóteles. El propio Aristóteles no conocía la palabra. Tenía cuatro nombres para la rama de la filosofía que es objeto de la Metafísica: «filosofía primera», «ciencia primera», «sabiduría» y «teología».

Al menos cien años después de la muerte de Aristóteles, un editor de sus obras con toda probabilidad, Andrónico de Rodas tituló esos catorce libros «Ta meta ta phusika» – «los posteriores a los físicos» o «los posteriores a los físicos»-, siendo los «físicos» los libros contenidos en lo que ahora llamamos la Física de Aristóteles.

El título probablemente pretendía advertir a los estudiantes de la filosofía de Aristóteles que debían intentar la Metafísica sólo después de haber dominado «los físicos», los libros sobre la naturaleza o el mundo natural, es decir, sobre el cambio, ya que el cambio es la característica que define el mundo natural.

Este es el sentido probable del título, porque trata de las cosas que no cambian. En un lugar, Aristóteles identifica la materia de la filosofía primera como «el ser como tal», y en otro como «las causas primeras». Es una bonita -y controvertida- pregunta cuál es la conexión entre estas dos definiciones.

Quizá la respuesta sea ésta: Las causas primeras inmutables no tienen más que el ser en común con las cosas mutables que causan. Son como nosotros y los objetos de nuestra experiencia, y ahí cesa la semejanza.

¿Debemos suponer que «metafísica» es un nombre para esa «ciencia» que es el objeto de de Aristóteles? Si lo asumimos, deberíamos comprometernos con algo parecido a las siguientes tesis:

Metafísica significado

¿Cual es el objeto de la metafísica?

 

El objeto de la metafísica es el «ser como tal».

El objeto de la metafísica son las causas primeras de las cosas

El objeto de la metafísica es lo que no cambia

Cualquiera de estas tres tesis podría haberse considerado como una declaración defendible de la materia de lo que se llamó «metafísica» hasta el siglo XVII. Pero entonces, de forma bastante repentina, muchos temas y problemas que Aristóteles y los medievales habrían clasificado como pertenecientes a la física la relación entre la mente y el cuerpo, por ejemplo, o la libertad de la voluntad, o la identidad personal a través del tiempo comenzaron a ser reasignados a la metafísica.

Casi podría decirse que en el siglo XVII esta empezó a ser una categoría general, un depósito de problemas filosóficos que no podían clasificarse de otro modo como epistemología, lógica, ética u otras ramas de la filosofía.

Fue más o menos en esa época cuando se inventó la palabra «ontología» para denominar a la ciencia del ser como tal, un cargo que la palabra «metafísica» ya no podía desempeñar.

Los racionalistas académicos de la escuela posleibniziana eran conscientes de que la palabra «metafísica» había llegado a utilizarse en un sentido más inclusivo que antes.

Christian Wolff intentó justificar este sentido más inclusivo de la palabra con este recurso: mientras que el objeto de la metafísica es el ser, el ser puede ser investigado tanto en general como en relación con los objetos de categorías particulares.

Distinguió entre la «general» u ontología, el estudio del ser como tal, y las diversas ramas de la » especial», que estudian el ser de objetos de diversas clases especiales, como las almas y los cuerpos materiales.

Sin embargo, no asigna las primeras causas a la general: el estudio de las primeras causas pertenece a la teología natural, una rama de la especial.

Metafísica ejemplos

Es dudoso que esta maniobra sea algo más que una estratagema verbal. ¿En qué sentido, por ejemplo, el practicante de la psicología racional la rama de la especial dedicada al alma se dedica a un estudio del ser?

¿Tienen las almas un tipo de ser diferente al de los demás objetos, de modo que al estudiar el alma no sólo se aprende sobre su naturaleza es decir, sus propiedades: racionalidad, inmaterialidad, inmortalidad, su capacidad o no de afectar al cuerpo…, sino también sobre su «modo de ser», y por tanto se aprende algo sobre el ser?

Ciertamente, no es cierto que todos, o incluso muchos, los psicólogos racionales hayan dicho algo, en tanto que psicólogos racionales, que pueda interpretarse como una contribución a nuestra comprensión del ser.

Esta Otra Extraordinaria Publicación “Medicina energética: ¿Qué es, cómo funciona y qué lugar ocupa en la vida?” Te Puede interesar Entra y compruébalo!!!

 

 

Deseo que te haya gustado la publicación de este artículo enfatizando “Metafísica: Historia y Objeto de esta Ciencia”. Tú puedes compartir tus opiniones y experiencias conmigo en la sección de comentarios.

1 comentario en “Metafísica: Historia y Objeto de esta Ciencia”

  1. Pingback: 3 Hechizos de Ruptura Poderosos que Nunca Fallan - Espiritualidad y Creencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *